Buscar
  • Psicoterapeuta Brenda Bafidis

El tiempo es hoy.


Nos encanta entregarnos a los sueños, imaginando un futuro o pensando en cómo debió haber sido el pasado, a pensar que mañana será mejor o que mañana sucederá lo esperado, pensando que el pasado debió ser de cierta manera o bien recordamos el ayer como si hubiese sido mejor que el hoy, enganchándonos en el pasado o bien viéndonos en un futuro sin preocupaciones, sin sufrir, pensando que será perfecto; olvidándonos completamente del presente y del hoy. Si nos detenemos a reflexionar, muchas cosas quisiéramos enmendar o controlar (pasado - futuro), pero también he reflexionado que de poco o nada nos servirá. Hay una frase que me llamó la atención y dice: “los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros” - Jean de la Bruyère Tener conciencia de que el “hoy” es lo que tenemos y que el hoy es lo que está pasando, nos lleva poner atención plena a todo lo que vives momento a momento. ¿Te has encontrado a ti mismo diciéndote que este es un día normal?, funcionando en automático, diciéndote que este ha sido un día rutinario y teniendo una sensación extraña de saber que no solo ha sido eso, ha sido más que algo rutinario y lo has dejado ir, que no tuviste la capacidad de observar el hoy y de no tener la conciencia plena de tu presente. Si piensas que la vida así es, llena de rutina, enganchado en el pasado o futuro, te equivocas, es el único día que se te ha otorgado, el hoy. La vida te lo ha permitido, es una bendición, es un regalo, es todo lo que tienes aquí y ahora, y la única respuesta apropiada a ese regalo es agradecerlo, disfrutarlo y aprovecharlo al máximo. En pocas palabras vivir tu presente. ¿Que estás haciendo con el? Porque aunque esté súper trillado, no tenemos comprado el futuro y el pasado ya pasó. Es ahí cuando dejas de postergar y comienzas a hacer lo que realmente importa en tu vida y tu presente. Olvidándote que mañana lo podrás hacer o que ya es demasiado tarde para hacerlo. El tiempo es hoy. ¿Y tú qué piensas?


15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Síntomas de amor propio

Aceptas que no eres perfecto: Comienzas a darte cuenta que es válido cometer errores, sabes que tienes la capacidad de aprender de tus propios errores y aceptas que no hay perfección en ti. Pones tu p

2019 Psicoterapeuta Brenda Bafidis

  • Black Facebook Icon